Tu playera favorita se achicó tanto que quedó de la talla de tu hermanita, o se estiró y ya no te queda igual que antes. Pueden pasar muchas cosas, pero la verdad que arruinar una prenda no es divertido para nadie. A continuación, te contamos por qué sucede esto y cómo evitarlo para no tener esos disgustos.

¿Por qué las prendas se estiran o achican?

Existen 3 fenómenos que pueden causar que la ropa pierda su forma original:

  • La compresión: Esto ocurre cuando las fibras de origen animal, como la lana, son expuestas a un calor excesivo. El resultado es una prenda encogida y, probablemente también, perdida.
  • El hinchamiento: Hay fibras muy absorbentes, como el lino o el algodón, que tienen esta reacción al ser sumergidas en el agua.
  • La distensión: En este caso, cuando se combina la humedad, el calor y los movimientos que realiza la lavadora, las prendas pueden sufrir una deformación de su forma original.

¡Pero no te preocupes! A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber para evitar que ocurra.

4 consejos para que tus prendas no se estiren o achiquen

Ahora que ya sabes las razones por las que las prendas se estiran o achican, llega el momento de prevenir que eso te pase. Desde el momento que ves la prenda y quieres comprarla, tendrás que encargarte de cuidarla de varias maneras para que esté siempre como recién salida de la tienda.

Lee las etiquetas para cuidar tu ropa.

¡Este es el consejo más importante! Cada prenda tiene sus propios cuidados y está hecha de diferentes tejidos que pueden achicarse o estirarse por distintas razones.

Sigue siempre las pautas que te indican cómo debes lavarla, plancharla o guardarla. Si tienes dudas de como leerlas, puedes conocer el significado de todos los símbolos de lavado, que encuentras en las etiquetas, en este artículo de Ariel.

Usa agua fría en el lavado.

Esto no evitará que tu prenda se encoja por completo, pero sí ayudará a disminuir las posibilidades de que suceda. Siempre que puedas, lava tus prendas con agua fría o tibia.

Seca la ropa al aire libre evitando exponerla a temperaturas altas.

Las prendas expuestas a altas temperaturas suelen encogerse. Como por ejemplo, cuando están en la secadora. Si ves que tus prendas se achican con frecuencia, trata de evitar este tipo de secado y ponlas al aire libre.

Si aún necesitas usar la secadora, utiliza el ciclo de secado con la temperatura más baja posible.

Para mejores resultados, usa suavizante.

Las prendas se estiran o achican con todos los movimientos a los que están expuestas dentro de la lavadora y la secadora. El suavizante será el encargado de lubricar las fibras de tu ropa, haciéndolas más fluidas, para que regresen fácilmente a su forma original.

Así de fácil, todo el movimiento del lavado hará menoss daño a tus prendas y podrás alargar su vida útil por más tiempo. ¡Sin dudas, debes comenzar a incorporar un suavizante como Downy a tus lavados!

Conclusión: ¡Ahora ya sabes cómo no estirar o achicar tus prendas favoritas!

Si tu suéter favorito se encogió, esperamos que puedas seguir estos consejos para que no ocurra nuevamente. Recuerda:

  • Detecta qué tipo de tela vas a lavar antes de comenzar el ciclo de lavado. Leer la etiqueta de tus prendas favoritas es clave para llevar adelante un lavado seguro.
  • Cuando puedas, lava la ropa con agua fría.
  • Sécalas al aire libre o en la secadora a baja temperatura.
  • Utiliza suavizante Downy para lubricar las fibras de tu ropa.